La inflación en el tercer mes de la cuarentena-Por Marcelo Bátiz-



Este jueves el INDEC dará a conocer el Índice de Precios al Consumidor de mayo, que podría presentar un punto de quiebre en una tendencia en la composición de la inflación argentina en lo que va del año.
Empecemos por explicar algo que de tan obvio no es tan tenido en cuenta como se debe. Todo índice es un promedio de muchos factores. Y en el caso de la inflación, el promedio es complicadísimo, porque se refiere a decenas de miles de bienes y servicios ofrecidos en miles de establecimientos distribuidos en todo el país. Y, por si fuera poco, ese promedio no es simple sino ponderado, teniendo en cuenta las diferencias sociales y regionales.
Es por eso que es tan común que cada tanto nos sorprendamos con la inflación porque parece no corresponder con nuestros gastos personales o familiares. Pero eso da para otro análisis. A lo que nos queremos referir ahora es a un fenómeno que se viene dando desde que comenzó el año. Y es que los precios de los alimentos suben más que la inflación general. Obviamente, no todos los precios suben de manera uniforme, algunos meses unos suben más y al siguiente se da el proceso inverso. Lo extraño es que durante cuatro meses seguidos, los precios de los alimentos siempre subieron más que el nivel general. En enero, en febrero, en marzo y en abril.
Todavía no tenemos los números oficiales, pero si nos basamos en lo que prevén diferentes consultoras, pareciera que esa tendencia podría quebrarse en mayo. Sería el primer mes del año en que los precios en general suben más que los de los alimentos.
En realidad, no es tan extraño. Los precios tienden en algún momento a equilibrarse y, además, hay un fenómeno que dividió en dos a la cuarentena que estamos transitando.
Ni bien comenzó ese 20 de marzo que ahora parece tan lejano, la población en general se abalanzó a los supermercados y negocios de cercanía a comprar alimentos por dos razones: ante la incertidumbre, buscaron estoquearse. Y además, era prácticamente lo único que podían comprar. Tanto es así que le consumo de alimentos creció en marzo por primera vez en más de un año y medio.
La demanda de alimentos se mantuvo en los primeros días de abril, luego se fue atenuando hasta llegar a un mayo en el que muchos habrán notado que ya no había tanta gente haciendo fila en los supermercados. Y aquí también hubo dos razones: ya la gente no ve la urgencia de seguir acumulando stock y, por otro lado, comenzó a sentirse fuerte la merma en los ingresos y la pérdida de poder adquisitivo que en marzo todavía no era algo palpable.
Un quiebre de tendencia para seguir con atención en estos días de junio.
 
***
Continúa en Nuestra Radio. Podes leerlo, o escuchar el Informe regularmente en Radio Consumer. Y cada Informativo. De 19 a 20, quedate con todos los Profesionales del día en Consumer Review.

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *