SOBRE LA INFORMACIÓN Y LOS DESINFORMADORES. Por Alberto Garibaldi.



Tan malo como no disponer de información, puede ser cuando esta es sobreabundante, y tanto por disponer de poca información como cuando es sobreabundante tenemos que tener mucha precaución en como analizarla.
Hago esta reflexión porque quizás uno de los bienes más escasos en la información suele ser la objetividad, o lo que puede ser peor la sustentabilidad de esa información. ¿A qué me refiero con esta reflexión? Me refiero a que tanto en tiempos normales y peor en tiempos difíciles sobreabundan los “opinólogos” y los “tendenciosos”. De los primeros Usted habrá conocido infinidad, se caracterizan por expresar “Me dijeron que…”, “Escuché que…”, “Tengo un amigo que me dijo…”, etc, etc, y lo afirman con increíble solvencia. y a veces hasta con soberbia como diciendo “Yo tengo la justa…”, pero cuando Usted lo interrogas respecto de los fundamentos de sus apreciaciones empiezan a dudar, y a veces a enojarse también, pero que no pueden sustentar sus argumentos sólidamente. Y ni le cuento de los que se sustentan en sus “dogmas de Fe”, quizás sean los más difíciles e intransigentes, y que argumentan porque argumentan y además están plenamente convencidos de sus argumentos, aunque no tengan otra forma de sostenerlos que no sean sus propios dogmas de Fe.
Estos últimos especímenes suelen abundar entre los que no han tenido la fortuna de recibir educación en general. los desinformados, los idealistas, los seudo políticos, los “acomodaticios”, y los digo con el mayor respeto los religiosos. El problema es diferenciar, en todos los casos, los tipos y creencias del fanatismo. Lamentablemente muchos inescrupulosos utilizan a esta suerte de “fanáticos” para fines inescrupulosos e inconfesables, generalmente asociados con el dominio de masas, el poder y las riquezas sin límite. Por otro lado, y cuando me refiero a los “tendenciosos” son aquellos que a través de sus expresiones tratan de “catequizar” a sus escuchas, videntes o lectores, con ideas tendenciosas y en muchos casos carentes de sustento real.
Puede ser que lo hagan por convencimiento, pero lamentablemente suelen hacerlo también por dinero. Por todo ello fíjese que importante resulta ser una sana educación y desarrollo intelectual. Claro está que la educación y el desarrollo intelectual se dan de trompadas con aquellos que quieren implantar la “Brutocracia”, que es una forma de gobernar sustentada por los brutos, que justamente por su incultura son más fáciles de desinformar… y de conformar con dádivas.
No me quiero extender, pero si bien el tema da para mucho más lo dejo librado a su imaginación, no obstante reitero que debemos tener extremo cuidado con el origen y credibilidad de la información.-
Le mando un abrazo.
Ing Alberto P. Garibaldi.


Salidas al aire:
Continúa en Nuestra Radio. Podes leer, o escuchar el Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 00 / 12; 00 / 15; 00 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20.

Autor entrada: Alberto Garibaldi

Alberto Garibaldi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *