Sobre la Intolerancia, la prepotencia, los incompetentes, los burócratas y la peste. Por Alberto Garibaldi.-

Se define como “Intolerancia” a capacidad o habilidad que posee una persona de no soportar las opiniones diferentes a las de él. La intolerancia es sinónimo de intransigencia, terquedad, obstinación y testarudez por no respetar a las personas que poseen pensamientos diferentes.

Se define como Prepotencia  al acto característico de una persona que impone su poder o su autoridad sobre otros sujetos para sacar un provecho o para ostentarlo. La prepotencia suele asociarse a la soberbia y la arrogancia. El sujeto prepotente tiene una excesiva valoración de sí mismo; en otras palabras, se siente superior a los demás.

Se definen como Incompetentes aquellas personas que no poseen aptitud para ejecutar un trabajo de manera adecuada. Sinónimos de “incompetentes” pueden ser los ineptos, incapaces, inhábiles, torpes o ignorantes.

Se define como Bruto a una persona que tiene poca educación. Ser bruto es también sinónimo de  bestianeciotorpe. Crata es un componete de la palabra del griego “kratos” que significa fuerza, poder. Es decir que un Brutócrata es un sujeto que se siente fuerte y poderoso en base a su torpeza y capacidad de ser necio. La Brutocracia es sinónimo de un Gobierno sostenido por los brutos.

Cuando una sociedad está enferma de intolerancia, prepotencia, incompetencia y brutos está definitivamente condenada a la extinción y al sometimiento, o lo que es peor cuando quienes rigen los destinos de un País se contaminan de esos calificativos el daño puede ser irreversible.

Para no ser injusto aclaro que cuando menciono el verbo “contaminar” de ninguna manera me refiero a que esté todo contaminado, cuando menciono contaminar describo la posibilidad de transmitir algo capaz de envenenar, de intoxicar. Cito como actual analogía el demoníaco Covid 19, que hoy también nos toca padecer, intoxicando a unos y matando a otros, y que pese a su extrema peligrosidad igualmente permite que la gran mayoría de los infectados se recupere felizmente.

¿Se pueden considerar a los intolerantes, la prepotentes, los incompetentes y a los brutócratas como una peste? Definitivamente si se puede, y si les sumamos los corruptos estamos frente a algo de proporciones catastróficas.

La ciencia afirma que una peste requiere de tratamientos extremos, pero también prudentes, culminados por una vacuna para evitar su repetición.

¿Son acaso los intolerantes, la prepotentes, los incompetentes, los brutócratas y los corruptos exclusividad de los argentinos? Definitivamente no, al igual que el Covid los podemos encontrar en cualquier País de planeta, incluyendo a los más poderosos. Algunos ya han encontrado el camino para recuperarse, y otros están en vía de lograrlo.

Queda en Usted imaginar analogías… y posibles soluciones, pero si de algo creo que no caben dudas es que si no tiramos todos del mismo carro y en el mismo sentido las pestes acabarán con nosotros.

Ing. Alberto P. Garibaldi

audio alberto garibaldi

Crédito imagen: La Ventana Ciudadana-

Salidas al aire:

Continúa en Nuestra Radio. Podes leer, o escuchar el Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 00 / 12; 00 / 15; 00 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20.

Autor entrada: Alberto Garibaldi

Alberto Garibaldi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *