El Gravamen de la Ignorancia o Miradas diferentes. Por Carlos Yayo Hourmilougue-

Una probable eficacia de más del 90% en la vacuna y contra el Covid-19 sacudió las bolsas en el mundo. La información se generó a partir de un laboratorio de EEUU, Moderna, donde afirman que han logrado contra el virus una efectividad de más del 90%. Se trata de un acuerdo con Lonza Group, liderado desde Moderna por Stéphane Bancel y toda su biotecnología. La vacuna ya es tema comercial y financiero, movilizador de grandes capitales e intereses internacionales, siendo que aún no está terminada, hay avances. Falta lo factico. Es decir, cada humano. No puede dejar de ser entonces, un tema político global. 

Volvamos a casa. Mientras esto sucede en el mundo, ayer recibimos entre tantas, dos informaciones de importancia.

La primera información, del Gobierno Nacional, la segunda, del Foro de Convergencia Empresarial.

Silvina Martinez Porta cubrió las declaraciones presidenciales en oportunidad en que el Presidente Alberto Fernández participaba y anunciaba por video junto al Consorcio de Exportadores de Carnes Argentinas, inversiones en el país por 187 millones de dólares; Se trata de Arree Beef, por 41 millones de dólares; Swift, por 27 millones; Frigorífico Gorina, por 25 millones; Marfrig, por 25 millones; Azul Natural Beef, por 20 millones; Friar, por 10 millones; Importadora Exportadora de La Pampa, por ocho millones; y Logros, por un millón.

Una muy buena noticia, que uno vincula más al quehacer y el esfuerzo de empresarios argentinos aunque haya parte de capitales internacionales. Lo que nos faltan son inversiones desde lugares donde el mundo nos mire, y nos mire bien.

El Presidente afirmó; “Cuando digo que en tres años podemos multiplicar por dos los recursos provenientes de la exportación de carne, digo que la Argentina como sociedad se beneficie” (…) “Esos son dólares que ingresan, que se usan para que otros puedan importar insumos, para seguir produciendo y para acumular reservas genuinas. Es el mejor resultado, un círculo virtuoso, en este tiempo donde parece que poco a poco vamos superando la pandemia” y agregó hacia el final; “El ajuste no lo van a pagar los humildes”.

A su vez Mario Ravettino presidente del Consorcio de Exportadores de Carne Argentina explicó: “Estos son los elementos centrales que el Presidente planteó como parte de la Mesa del Acuerdo Económico y Social, donde estuvieran los empresarios, los trabajadores y el Estado definiendo y concertando pautas para la Argentina del futuro”.

Bien. La inversión es bienvenida; aunque Ravettino acaso desconozca, y aun valorando su esfuerzo, que en la Mesa del Acuerdo Económico y Social, no están participando todos los sectores empresariales que siempre han jugado un rol primordial en el país, y que en más de un caso han callado y lo siguen haciendo. Lo que no está bien. Empresario que calla, otorga.

Un empresario no necesita “pelearse con un Gobierno”, sino aunar voluntades y ser escuchado, y un gobierno, cuyos Funcionarios en términos generales jamás han sido emprendedores, es decir, empresarios, sino que provienen de una política argentina que entre otras cosas nos ha dejado donde estamos, debe tratar de modificar aquellos elementos que se sinteticen en obstáculo para producir.

Horas después del anuncio presidencial llegó el Comunicado de El Foro de Convergencia Empresarial; observando con gran preocupación lo que sucede en la Cámara de Diputados, el avance del Proyecto de Ley de Aporte Extraordinario a los grandes patrimonios. “Sorprende -explican- que, en un momento en que se necesita promover la inversión privada para recuperar la actividad económica y generar empleo genuino, la Cámara de Diputados impulse un proyecto de ley que, a todas luces, generará un efecto inverso, y que, cuando es necesario que todos usemos nuestra energía hacia un mismo objetivo, se introduzca una discusión que vuelve a dividir a los argentinos.

El dislate de este impuesto es tan evidente, que sorprende su sola discusión.

Se trata de una iniciativa que es confiscatoria, al gravar nuevamente activos que ya son objeto de otros gravámenes y desconoce la realidad económica de los individuos, generando transferencias de recursos entre regiones productivas, centralizando aún más el poder en el ámbito nacional.

Al ser un impuesto no coparticipable se originan nuevas trasferencias de recursos desde las economías provinciales hacia el ámbito federal, generando una relación costo-beneficio negativo para las provincias. Además, apenas el 20% del producido del impuesto se destinaría en forma exclusiva a gastos vinculados con la pandemia.

No impactará solo en las “grandes fortunas”, como se pretende hacer creer, dado que este impuesto grava a los activos que también están afectados a la producción, sin tener en cuenta, además, la existencia de deudas generadas para su incorporación al patrimonio”.

Hasta ahí solo parte del Comunicado.

Lo traduzco sencillamente; si una persona cuenta con un capital que llegue o supere lo que la varita mágica de los diputados establece, es alcanzado, aunque deba parte de ese capital, o bien, y esté endeudado y al día con los impuestos en una situación que hasta puede ser desesperante. De eso se trata.

La propuesta de Máximo Kirchner y Carlos Heller pasa más por lo ideológico que por el tamiz real, va a contramano de las necesidades del país en estos momentos.

Solo quienes han vivido holgadamente del Estado y acaso de alguna entidad financiera con el pretexto del progresismo podrían presentar algo así en la Argentina de hoy.

La inversión del sector Cárnico, y el Comunicado del Foro, independientemente de la propuesta de los Diputados que caen francamente en una dimensión de desconocimiento empírico, se convierten en dos facetas diferentes, dos miradas sin puntos en común. Ambas pensando paradójicamente de qué manera se favorece o no, a Argentina.

Mientras el Gobierno no convoque a cada sector empresario y se trate siempre de los mismos invitados, mientras haya empresarios que callen y sigan trabajando a contramano y con impuestos inconfesables sobre sus espaldas, y en tanto el Gobierno no genere un gran convite, seguiremos con intentos sectoriales.

Del mismo modo, si prosiguen Diputados empoderados que cobran bien, y que con limitadas luces proponen Proyectos efectistas, más orientados al voto que al beneficio económico del país. Que desconocen en definitiva el resto del mundo, desconocer es ignorar, o lo partidizan a conveniencia política, sin reparar en el impacto posible.

El Presidente Alberto Fernández quien ha estado de acuerdo con este proyecto o al menos dio su visto bueno, y que en declaraciones ha llamado, “esfuerzo, aporte, colaboración” evitando así el concepto impositivo eufemísticamente, no es como Presidente un Líder, es, hay que reconocerlo un hombre de consensos, de dialogo, un dialoguista, un negociador. Presionado, queda claro, por frentes internos-partidarios y, también hacia afuera, por sectores que cansados de elevar propuestas aún no han sido recibidos, y me refiero a los sectores más dinámicos de la economía.

Pasado en limpio, no se trata de una Grieta, sino de fallas de interpretación. El Poder, dicho ampliamente, no está procesando lo que en verdad sucede en las calles con la gente, la buena gente. Ni en las PyMEs. Hay grandes decepciones que, si bien es cierto “no son solo de ahora, “éste ahora” las profundiza.

Al sector cárnico le ha ido bien, desde que empezó a mirar a China y practicó políticas de cuidado de vientres para reestablecer el número de cabezas que iba perdiendo. Lo contrario de la gestión Cristina, si lo sabrá el IPCVA.

Hay cantidad de sectores con propuestas que la política partidaria, y no la buena política, no permiten ver.

Es necesario sincerar cada situación, con el equilibrio que la etapa exige.

Hay dos cosas irreconciliables para un país;

-Empresarios que solo se dediquen a las finanzas. Macri y sus amigos saben mucho de eso. No es éste el caso del Foro.

-Y Funcionarios que traten de interpretar temas, y burocráticamente se expidan sobre ellos, desconociéndolos. No es seguramente el caso del actual Presidente aunque obviamente no tiene que saber todo como cada humano en el país, pero sí el de muchos en su Equipo, en el Partido (de uno y otro lado, sabemos que hay dos) y en el Congreso Nacional.

Argentina esta sofocada de políticos que se cruzan en lo ideológico.

La gente sabe de grandes prioridades que ni siquiera tienen tratamiento hoy. La Gente necesita trabajar, producir, escuelas. El presupuesto ha restado enormemente los números en educación “estamos preocupados por las prioridades del presupuesto del año próximo- ha dicho hace horas, Sergio Romero, de UDA– Nosotros reclamamos se cumpla con la Ley de Financiamiento Educativo y además se destine una mayor inversión de lo estipulado para afrontar las vicisitudes que generó la pandemia. Por otro lado, vemos muy demorada- explicó- la convocatoria a paritaria nacional docente”.

Y también urge en Argentina un régimen Penitenciario que se esfuerce en rehabilitar a la mayor cantidad posible de jóvenes que se adueñan violentamente de las calles, eliminando a personas de otro gran sector que salen a la calle a ganarse un mango.

Para eso hay un Congreso Nacional y un Poder Judicial.

¿Existen, ante estas prioridades además de fabricar más impuestos, en un mundo que nos observa?

Realmente no lo sabemos.

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *