Los Intendentes , nuevamente por la Re-Re- Luis Tarullo.

Acompaña a Luis Tarullo:

Municipio Pilar

***

La reelección indefinida de intendentes en la provincia de Buenos Aires –así como en casi el resto del país- fue una constante durante una inmensa cantidad de años, hasta que en 2016 Sergio Massa impulsó un proyecto en la Legislatura bonaerense para terminar con esa posibilidad y lo consiguió.

Pero entre 2016 y 2019 corrió mucha agua bajo los puentes y ni el propio Massa tenía en perspectiva la realidad que se diagramó a partir de la confección de la fórmula Fernández-Fernández que llegó a la Casa Rosada y le permitió al ex intendente de Tigre comandar la Cámara de Diputados y posicionarse como el cuarto hombre en la sucesión presidencial.

El propio Alberto Fernández ya dio el visto bueno para que los actuales alcaldes bonaerenses, y especialmente los del conurbano, puedan seguir presentando sus candidaturas y pugnar por nuevos avales mediante el voto popular.

La línea argumental del Presidente y de los jefes comunales se basa en una premisa elemental: si la gente los vota, es porque algo bueno hacen.

Esta cuestión es una de las pocas, si no la única, en la que, al menos públicamente, no hay grieta entre oficialistas y opositores de turno.

Los casos de los que buscan mantenerse en el poder doméstico son todos, aunque con variados matices. Uno de los mayores inconvenientes que afrontan muchos de los mandatarios municipales es la ausencia de un “delfín” que los suplante durante cuatro años para luego volver ellos, los titulares.

Antaño, había muchos caciques, ahora llamados “barones”, que prácticamente nacían a la política ejecutiva en el cargo y han llegado a morir en él.

Algunos casos de debutantes se han repetido en las elecciones de los últimos tiempos, y esos triunfadores –incluso reelectos- le han encontrado la vuelta a la gestión comunal y prefieren eso a aventurarse por territorios políticos que podrían llevarlos a la decadencia y el ostracismo.

Hubo un intendente, típico caudillo, del sur del Gran Buenos Aires al que le preguntaron, cuando retornó la democracia en los ’80 y fue elegido en uno de los distritos más poderosos, por qué no intentaba otros horizontes.

“Si quiero puedo ser diputado o senador vitalicio, pero prefiero ser cabeza de ratón y no cola de león”, dijo entonces ese hombre al que el poder y su distrito le gustaban tanto como al gaucho el mate. Y efectivamente murió, literalmente, “en la suya”.

Además, hay aspectos reales sobre la función, más allá de las críticas. En más de una ocasión los tiempos no son suficientes para desarrollar una gestión que se pretenda efectiva y exitosa. Por ejemplo, una importante obra pública puede demandar, entre organización y realización, hasta la mitad de un mandato.

Y ello puede operar en favor del intendente aun haciendo más de una lectura: o bien necesita tiempo para impulsar, realizar y consolidar nuevos emprendimientos o bien la gente puede premiarlo por lo recién hecho.

También están los casos de los que tenían hasta ahora una idea de proyección y de subir escalones en la política (por ejemplo la gobernación), pero por efecto de la nueva realidad esas ideas quedaron, si no desechadas, o al menos en un alto grado de congelamiento.

Y otra arista, en este caso fundamental para Gobernadores y Presidentes de turno, es la carrada de votos que esos caudillos locales aportan en las urnas, al menos mientras continúe el sistema de listas sábanas y la tendencia, todavía viva, de no cortar boleta.

Desde el PJ-Frente de Todos hasta el PRO y la UCR, los intendentes se encolumnaron entonces para derrumbar la barrera que impide la sucesión de reelecciones sin límites, acicateados por vientos políticos favorables y con los comicios de medio término a la vista, a sabiendas de que cada voto de sus distritos será vital.

Vital para ellos (vía concejales y consejeros), pero también para quienes acuden a sus terruños en busca de los sufragios que en el momento de la asistencia al cuarto oscuro tienen el valor de una transfusión.

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *