¡No al anatocismo!- Por Patricia Vásquez-

Espejo cotidiano de nuestras realidades salpicadas de alegrías, desazones, enojos y desconfianzas, la sociedad consorcial está acomodando los melones en el carro, de modo que le permita recuperar la propia economía tras el raleo de recursos, corolario de la caída del empleo formal e informal durante los meses de aislamiento preventivo que resultó en una importante morosidad en los edificios.

Este acomodo comprende el reclamo de cancelación y puesta al día en la deuda por expensas para enfrentar los gastos comunes, donde están contenidos los sueldos de los empleados a quienes este mes de noviembre hay que abonarles el 8 % de aumento y hacer la previsión para el 6% de febrero 2021 para cumplir con  el acuerdo salarial del 29% total dispuesto en agosto pasado. La ayuda estatal ATP que aportó la mitad del sueldo desde Julio pasado ya no está.

En un contexto económico que se avizora inflacionario, en esta rueda perenne de nuestra circunstancia, la creatividad sale a relucir con ideas despojadas de lógica algunas, estrafalarias otras, arbitrarias o injustas las otras. Como el sacarse de encima al empleado perezoso, para ahorrar en salario, cargas sociales y sindicales.

La prohibición de despidos o suspensiones por causales de fuerza mayor o falta de disminución de trabajo está vigente hasta fin de mes y será prorrogado hasta el 29 de Enero de 2021. La doble indemnización rige hasta el 7 de diciembre con chances de prórroga. Sólo están exceptuados de estas medidas aquellos trabajadores ingresados después del 13 de diciembre del año pasado. 

La búsqueda de soluciones y previsiones requiere agudizar el sentido común, también  la solidaridad porque, en definitiva, propietarios y trabajadores atraviesan situaciones similares en una relación de fuerzas que aparenta técnicamente disímil.

El pago de expensas y el monto ha sido un tema discutido en la historia de los Consorcios, las veces con razón si el mandante legal no sustenta los motivos del gasto y otras porque su pago no forma parte de las prioridades a la hora distribuir los ahora escasos recursos familiares.

La mora del pago de expensas, genera intereses fijados en el Reglamento de Copropiedad. Está claro que éstos deben guardar cierta relación con el alza de costo de vida pero con un índice razonable que persuada al deudor a pagar.

Existen ciertos Reglamentos que imponen tasas que rozan lo usurario, diez por ciento mensual, seguramente inspirados en la rigidez de negociación de aquel Mercader de Venecia de William Shakespeare.

Son casos en los que el Administrador debe echar mano a su muñeca, llamar a Asamblea para que los propietarios fijen una tasa coherente y adecuada a los tiempos cambiantes que vivimos en nuestro país.

De hecho, con una inflación que ronda el 3 por ciento mensual, es importante resolver un índice superior a esa cifra para que el deudor no descanse en una sucesión de sueños de victoria para cancelarla cuando se le dé la gana.

Sin embargo –  atentos mortales –  los intereses aplicables deben calcularse sobre cada uno de los meses en mora, pero de ningún modo capitalizar los intereses como realizan algunas administraciones.

Esta acción se denomina anatocismo, palabra que viene del griego anatokismós, que define la costumbre o tendencia a cobrar nuevos intereses. Es decir, interés sobre interés.

El Código Civil y Comercial (art. 770) es claro en este sentido al puntualizar que “no se deben intereses de los intereses”, y precisa las excepciones. Entre ellas, cuando exista una cláusula expresa que autorice la acumulación de los intereses al capital con una periodicidad no inferior a seis meses. 

Para los casos en que se  demande o liquide judicialmente, o bien cuando otras disposiciones legales prevean la acumulación.

En síntesis, a la deuda de expensas debe cobrarse y aplicársele interés por mora porque es la primacía de la ley.

Y a los fines recaudatorios del Consorcio es saludable aprobar un acuerdo de pagos para el moroso, con una tasa de interés razonable que permita la cancelación de la totalidad del monto, alejada de la severidad pretendida por Shylock para cobrar su préstamo a los amigos Antonio y Bassiano, en la Venecia shakesperiana.

Crédito Imagen Portada Movimiento Siglo XXI

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs- Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *