LOS SINDICATOS Y UNA MIRADA A LA HIDROVÍA-Por Luis Tarullo.

Acompaña a Luis Tarullo:

Municipio Pilar

Año electoral y de continuidad de la pandemia, este 2021 no detiene a los sindicatos, que aceleran para mantener su juego y en ese marco, por supuesto, sostener y si es posible reforzar sus estructuras de poder.

Como se ha dicho en muchas ocasiones, los gobiernos, cualquiera sea su signo político, necesitan tener controlados los conflictos y que estén de su lado los gremios, sobre todo los ortodoxos, para que canalicen esa situación.

Claro, nada es gratis cuando se trata del poder, y entonces los pactos demandan concesiones y favores de ambas partes.

La primera necesidad de los sindicatos a satisfacer por parte de las administraciones es la caja de las obras sociales. Los entes de salud debilitados desde hace añares siempre cuentan, más temprano o más tarde, con la asistencia del Estado, que redistribuye los aportes de los trabajadores recaudados por el Fisco.

En ese marco, los gremios también deben poner de su parte, y en esta instancia, además de no hacer olas, se sumaron al apoyo al proyecto de modificación del Impuesto a las Ganancias impulsado por el oficialismo, vía Sergio Massa. Claro, la contraprestación es la inclusión de ítems propuestos por los dirigentes sindicales para que se amplíe el beneficio de la exención de ese tributo.

Sin embargo, hay otros rubros en los que algunos sindicatos quieren seguir tallando e incluso ganar terreno. Recientemente hubo una reunión de Hugo Moyano, sus hijos Pablo y Facundo, el mandamás de la Unión Ferroviaria, Sergio Sasia, y el jefe de los Aeronavegantes, Pablo Brey.

Tras el encuentro se explicaron algunas razones de tan particular encuentro, entre ellas la unidad sindical en la CGT, para lo cual Sasia comanda un grupo importante de organizaciones, y con él podrían retornar -incluso camuflados- los Camioneros de los Moyano.

Pero casi como al pasar se informó también del plan de una estrategia logística conjunta entre ferroviarios y camioneros para el futuro del transporte de cargas. La reactivación de los trenes en los últimos años permitiría diseñar un plan para que el sistema tenga mayor equidad y optimización de costos, pero claro, sin pisarse los callos. El gigantesco modelo estadounidense del transporte por ferrocarril y camiones siempre fue motivo de admiración y una guía para otras latitudes, aunque en muchos casos nunca se pudo (o no se quiso) llevar a la práctica.

Sin embargo, cabe preguntarse por otro elemento subyacente de fundamental importancia estratégica, económica y hasta geopolítica, como es la Hidrovía.

La concesión y control de esa poderosa vía fluvial que va desde la provincia de Buenos Aires hasta Misiones y permite conexiones internacionales es objeto por estos días de una fuerte puja entre los sectores interesados.

La Hidrovía Paraná-Paraguay toca puertos fundamentales como los de San Pedro, San Nicolás, Rosario, San Lorenzo, Santa Fe, Paraná, Diamante y Posadas.

Son inmensos los montos de los negocios que se manejan en ese ámbito y los gremios que tienen protagonismo central son obviamente los relacionados con la navegación. Uno de los actores centrales que hace escuchar su voz es Juan Carlos Schmid, ex cotitular de la CGT y jefe del gremio de Dragado y Balizamiento. Pero, además, es evidente que, habiendo puertos y cargas, la ecuación es simple y automáticamente hay que sumar camiones y vagones.

Por ello hay que poner la mirada en ese sector con tantos intereses cruzados y en el cual, como en casi todo el universo de las actividades, no están exceptuados los omnipresentes sindicatos.

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *