¿PARITARIAS FUGACES?- Por Luis Tarullo.

***

Acompaña a Luis Tarullo:

Municipio Pilar

***


***

Poco a poco los gremios van cerrando las paritarias de 2021, aunque en la mayoría de los casos rondan la inflación prevista por el Gobierno para este año, de alrededor del 29 por ciento.

Hay aumentos fijados en ese guarismo y otros, con el criterio acumulativo, pueden llegar hasta el 40 o un poco más, pero en general, por los recientes índices del incremento del costo de vida, ya podría especularse con que se quedarán cortos.

También, como en numerosas negociaciones anteriores, las organizaciones sindicales avezadas en estas lides han establecido acuerdos parciales o cláusulas de revisión. Al fin y al cabo, se sabe, la rueda sigue andando y todo termina trasladado a los costos de bienes y servicios.

Igualmente hay que tener en cuenta en este tipo de acuerdos que un porcentaje puede parecer bajo o menor al pretendido, pero hay varias actividades que parten de pisos salariales más altos que la media de las actividades, como los bancarios, seguros o camioneros.

En ese marco habrá sectores que han calculado un beneficio adicional, cuando quede firme la norma que exime del Impuesto a las Ganancias a ingresos de hasta 150 mil pesos (que los hay) y que puede alcanzar a más de un millón de asalariados, según los cálculos oficiales.

Pero como en casi todas las cuestiones en la Argentina está siempre vigente el principio del perro que se muerde la cola, puede ocurrir que después de unos meses, con los aumentos firmados, haya un segmento de empleados que vuelvan a pagar Ganancias.

Como hay que tener en cuenta muchos aspectos, el político no escapa a estos análisis. No solo es un año electoral, sino que hay actividades y dirigentes poderosos que pueden ser un grano en la piel del oficialismo, habida cuenta de que la mayoría de los gremialistas pertenecen al Justicialismo.

Este año habrá que prestarle especial atención a la paritaria de los Camioneros. Eternamente hábil, Hugo Moyano estableció desde hace un largo tiempo una negociación que vence en junio.

Ese punto de inflexión le permite ver lo que ya pasó y tener una perspectiva de lo que vendrá. Por eso siempre generan expectación los movimientos moyanistas para ver con qué reclamo se descuelga.

Además, de antemano cuenta con la ventaja del bono que siempre reclaman y terminan consiguiendo al margen del arreglo del aumento formal en las convenciones colectivas.

Reforma laboral global y modificaciones en condiciones de trabajo deberán esperar una mejor ocasión, habida cuenta de la época marcada a fuego por la pandemia y la retracción económica.

Lo mismo para la aprobación del nacimiento de nuevas organizaciones sindicales (salvo algún caso especial que tenga que ver con alguna nueva modalidad laboral impuesta por la pandemia). Acá los sindicatos tradicionales se plantarán como cancerberos para mantener su caudal de representados, ante la afectación de las fuentes de trabajo por el resentimiento de las actividades en medio del coronavirus.

Entonces el paso a paso se impone más que nunca en la situación laboral/salarial, en la que se yergue amenazante la sombra de las paritarias fugaces.

crédito portada la gaceta mercantil

Salidas al aire:           

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *