Paritarias entre paréntesis-Por Luis Tarullo.

Acompaña a Luis Tarullo:

Municipio Pilar

***

***

Con prisa y sin pausa los sindicatos van firmando los aumentos salariales que en algunos casos completan la paritaria de 2020 y anticipan parcialmente la de este año, o bien directamente sellan la del período 2021 hasta el año próximo.

Pero desde hace bastante tiempo se sabe que, gracias a la inflación, en materia de sueldos el pan de hoy se convierte poco después en el hambre de mañana. Sobre todo en esta época de pandemia, con tantas actividades afectadas y un recrudecimiento del desempleo y el subempleo.

En los acuerdos firmados en los últimos meses pueden observarse porcentajes que aparecen sumamente generosos, pero en la cuenta final apenas son placebos, como para utilizar una palabra de moda en esta época de coronavirus.

Claro que hay excepciones, como los sindicatos más poderosos y cuyas actividades más han ganado incluso en décadas, como los bancarios, con sueldos que parten de alrededor de los 100 mil pesos para la escala inicial.Y ahí aparece el primer punto en cuestión: la base salarial. La mayoría de las actividades no tiene la misma prosperidad que la de los bancos, y entonces es común encontrar haberes que parten de un piso bastante inferior, que apenas supera el costo de la canasta familiar.

También debe observarse la composición de los porcentajes firmados y variantes como las interminables cuotas con los aumentos, el carácter de remunerativo o no remunerativo y la debilidad que tendrán a la hora de los últimos tramos, merced, justamente, al efecto del costo de vida.

Hay otro dato no menor a tener en cuenta, cual es el Impuesto a las Ganancias. La ley que se aprobó con bombos y platillos y que supuestamente eximiría a casi 1.300.000 asalariados de pagar ese voraz tributo, depara sorpresas en su aplicación.

Los sueldos menores a 150 mil pesos no lo pagarán y se dispuso la devolución del impuesto cobrado desde enero pasado. Pero esa devolución recién se dará a partir de julio y en cuotas. O sea que habrá rubros que para entonces podrían superar esa cifra y lo seguirán pagando y, como en las cuotas de los aumentos salariales, los segmentos de devolución -que se completarán entonces a fines de año- serán números escuálidos erosionados por la inflación.

Como se ha dicho, los acuerdos salariales “cantan” porcentajes que van desde modestos 30 puntos hasta ambiciosos casi 60. Pero ese solo dato omite los aspectos mencionados y entonces la omisión corre el riesgo de ser rayana con la mentira, como suele pasar en muchos aspectos de la vida.

Es justo decir que varios de los acuerdos incluyen cláusulas de revisión en caso de dispararse más la ya disparada inflación, y algunos contados con los dedos de las manos establecen la tentadora “cláusula gatillo”, o sea actualización automática. Pero también es conocido que a veces esa forma de recuperación queda en el olvido o se implementa tiempo después y los que pueden ser salvadores billetes se transforman en enclenques monedas.

Y aunque suene obvio no está de más recordar que el círculo vicioso se seguirá retroalimentando y provocando la sempiterna discusión acerca del origen del huevo y la gallina. Aumentan los sueldos y las empresas y comercios aumentan los precios. Y así sin parar, como desde hace décadas.

Encima, la pandemia les vino de perillas a los diversos actores sociales para seguir jugando al Antón Pirulero y dejar congelados, como los hielos polares, los pactos sociales y otras variantes que podrían explorarse, como los acuerdos de precios y salarios.

Así, una vez más, las paritarias -o sea lisa y llanamente los sueldos- vuelven a quedar envueltas por preocupantes paréntesis.

Imagen Portada crédito Política Argentina.

Salidas al aire:           

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *