EL NEGRO RAÚL- Por Yayo Hourmilougue.

Ángel Bassi —compositor de la Guardia Vieja, autor de El Canillita, Pipiolo, Fray Mocho y otros tangos publicó en una oportunidad “El Negro Raúl, tango criollo para piano”. Esta obra se halla opacada por la presencia mucho más poderosa del otro agente: el homenajeado, el propio Negro Raúl. Un personaje típico, víctima de una Buenos Aires que cada tanto se vuelve cruel.

Raúl Grigeras habitaba la esquina de Corrientes y Esmeralda con la misma fortuna que podrían tener allí un maniquí o un afiche.

Había nacido hacia 1886. No se saben ni la fecha exacta ni el lugar, aunque él aseguraba provenir de una buena familia de los barrios del Sur. Mencionaba un padre organista de la iglesia de Nuestra Señora de Montserrat. Esta ascendencia nebulosa alcanzó a su propio apellido, que iba entre Grigera, Grijera, Grigeras o Grijeras; optándose por la forma Grigeras por el hecho de ser la más repetida, aunque en realidad se lo conoció siempre como el Negro Raúl.

Se instaló en la esquina de Corrientes y Esmeralda en algún momento de los años diez, en calidad de pordiosero, durmiendo en cualquier hueco. Fue casi invisible hasta que una noche lo descubrieron los “niños bien”, los patoteros de alcurnia, que lo adoptaron como paje.

Al principio, este padrinazgo consistió nada más que en vestirlo con los trajes que sobraban de sus guardarropas. El Negro Raúl paseaba su condición de bufón bajo un vestuario de lujo; su atuendo incluía polainas, guantes, galera y bastón. Había algo en su figura, en todo aquel despliegue grosero, que lo volvía más chabacano y más gracioso ante sus protectores.

Al tiempo ya estaban trasladándole sus actitudes de dandy. No era raro verlo pasear por la calle Florida del brazo de algún joven patricio; este claro contraste, más algunas bufonadas circunstanciales, se compraban con una levita usada o con un almuerzo decente. El pobre Negro Raúl se había convertido en un profesional de lo grotesco.

Estaban de moda los viajes a París por esnobismo; el Negro Raúl fue arrastrado por un grupito que lo llevó a disfrutar de la limosna en la Ciudad Luz. Nunca se supo hasta qué punto debió rebajarse para complacer a sus mecenas, él hacía cualquier cosa a cambio de una pechera nueva, de una corbata con monograma ajeno.

Una vez lo pasearon por la Avenida de Mayo con un cartel que decía “Se Alquila”. Semejándose a un Quasimodo vernáculo, el Negro Raúl sonreía con su desdentada boca y los bendecía, o quizá los perdonaba.

El colmo fue cuando lo encerraron en un ataúd, lo cargaron en un tren y lo remitieron como “regalo” a unos amigotes de Mar del Plata. Cuando emergió medio asfixiado del cajón, estallaron las carcajadas de los patoteros y llovieron las monedas sobre su asustado rostro.

Llegó a ser un personaje de historieta: la revista El Hogar editó una con su nombre a partir de 1916, dibujada por Arturo Lanteri, en donde se le adjudicaban situaciones tan pintorescas como ficticias.

Pero cuando bajaron las cotizaciones de vacas y cereales, con ellas descendió la generosidad de los hijos de estancieros, el ocaso del Negro Raúl fue rápido. Primero debió vender alguna chaqueta; luego, su sombrero; más tarde, sus botines. Poco después ya estaba vistiendo de nuevo su conocida indumentaria de mendigo, aunque guardaba algunos elementos de aquel “abolengo” de antaño, pantalones de golfer, pantuflas, los giros presumidos de su conversación, un anillo barato y aparatoso.

Contaba su historia a cambio de un vaso de vino, en estaños progresivamente sucios y ante públicos cada vez más toscos. Había sido el entretenimiento de la alta sociedad; ahora era la burla de cualquiera que le diera diez centavos para tomarse un moscato. Empezó a deambular de callejón en callejón, hablando solo y sufriendo prematuras alucinaciones. Cuando dejaba el centro para aventurarse por algún barrio, los chicos lo corrían a pedradas. Entonces desaparecía por algún tiempo y se lo daba por muerto: los periódicos más de una vez publicaron su necrológica, seguida a los pocos días de una rectificación.

Luego de treinta años, durante los cuales no fue noticia, el Negro Raúl falleció de verdad y para siempre el 9 de agosto de 1955 en la colonia psiquiátrica “Dr. Domingo Cabred”, de Open Door, donde alguien que se había reído mucho con sus cosas le gestionó la internación. Nadie reclamó sus restos, que fueron arrojados a una fosa común.

Fue un monigote de aristócratas. El Negro Raúl perdonó todo y a todos, con sus risas.

Recopilación de textos e imágenes: El Negro Raúl: Lives and Afterlives of an Afro-Argentine Celebrity; mosaicosportenos.blogspot.com; cultura.gob.ar

Cris Panza

HISTORIAS SECRETAS, DESCONOCIDAS U OLVIDADAS DE LA CIUDAD AUTONOMA DE BS.AS, visítalo en Facebook. Vale la pena.

Salidas al aire:           

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *