EL PAPA INSTÓ A TERMINAR CON LA “LACRA DEL TRABAJO INFANTIL”- Por Luis Tarullo.

Acompaña a Luis Tarullo:

Unos 160 millones de niños trabajan actualmente en el mundo, lo que significa un aumento de 8,4 millones en los últimos cuatro años, según un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y UNICEF difundido en junio pasado.

El tema fue abordado en las últimas horas por el papa Francisco, quien advirtió que le “están robando el futuro a la humanidad”, al repudiar el empleo de menores de edad “en los procesos de producción para ganancia de otros”. A la vez, el Pontífice consideró que la explotación infantil es una violación contra la dignidad humana.

El Papa lo dijo ante los participantes de la Conferencia Internacional “Erradicar el trabajo infantil, construir un futuro mejor”, en el Vaticano.

“La lacra del trabajo infantil, sobre la que hoy reflexionan, es de especial importancia para el presente y el futuro de nuestra humanidad. La forma en que nos relacionamos con los niños, la medida en que respetamos su dignidad humana y sus derechos fundamentales expresan qué tipo de adultos somos y queremos ser y qué tipo de sociedad queremos construir”, les espetó Jorge Bergoglio.

También dijo que es “chocante y preocupante” que en el marco de lo que conlleva a una “cuarta revolución industrial” perviva “el empleo de niños en actividades laborales”, agravado por la pandemia de coronavirus.

De todas maneras, aclaró que no se debe confundir el trabajo infantil con algunas sencillas tareas domésticas que hacen los niños para ayudar en sus casas: “Estas actividades suelen ser beneficiosas para su desarrollo, ya que les permiten poner a prueba sus habilidades y crecer en conciencia y responsabilidad”.

Francisco no bajó el nivel de su condena, al repudiar “la explotación de los niños en los procesos de producción de la economía globalizada para el beneficio y la ganancia de otros”.

Y advirtió que esa situación conlleva “la negación del derecho de los niños a la salud, la educación y el crecimiento armonioso, incluida la posibilidad de jugar y soñar”.

“Se está robando a los niños su futuro, y por tanto a la propia humanidad. Es una violación de la dignidad humana”, sentenció, para reclamar un rotundo combate al trabajo infantil y las causas, como “la pobreza extrema, la falta de trabajo y la consiguiente desesperación de las familias”.

“Si queremos erradicar la lacra del trabajo infantil, debemos trabajar juntos para erradicar la pobreza, corregir el sistema económico actual, que concentra la riqueza en manos de unos pocos. Debemos animar a los Estados y a los agentes empresariales a crear oportunidades de trabajo decente con salarios justos que permitan a las familias cubrir sus necesidades sin que sus hijos tengan que trabajar”, aseveró.

Y reclamó esfuerzos compartidos “para promover una educación de calidad en todos los países, gratuita para todos, así como un sistema sanitario accesible para todos sin distinción”.

El trabajo de la OIT y la UNICEF estableció que “los niños que trabajan corren el riesgo de padecer daños físicos y mentales” y ratificó que “el trabajo infantil merma la educación de los niños, restringe sus derechos y limita sus oportunidades en el futuro, y da lugar a círculos viciosos intergeneracionales de pobreza y trabajo infantil”.

En cuanto a las cifras, de los 160 millones de niños que trabajan, el estudio indica que el 70% de los casos (112 millones) se dan en el sector agrícola, el 20% (31,4 millones de niños) en el sector de servicios y el 10% (16,5 millones) en el industrial. Además, el 28% de los niños de 5 a 11 años y el 35% de los niños de 12 a 14 años que trabajan no están escolarizados.

En el universo de chicos que trabajan es mayor la cantidad de varones que de mujeres y el trabajo infantil en zonas rurales (14%) es casi tres veces más frecuente que en zonas urbanas (5%).

También resalta que aumentó la cantidad de niños de 5 a 11 años que trabajan, actualmente algo más de la mitad de los casos de trabajo infantil a nivel planetario. Y la cantidad de niños de 5 a 17 años que realizan un trabajo peligroso aumentó 6,5 millones desde 2016, hasta alcanzar 79 millones.

Y una de las regiones más críticas es el África subsahariana, donde el aumento demográfico, las frecuentes crisis, la pobreza extrema y la desprotección social provocaron que se sumaran 16,6 millones de niños al flagelo del trabajo infantil en los últimos cuatro años.

Audio en Edición_

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs-Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *