Las costumbres y las leyes. Por Ernesto García-

Es una opinión muy difundida, aquella según la cual las leyes deben estar precedidas por las costumbres, que la ley es eficaz sólo en cuanto sanciona las costumbres, aunque en la historia del derecho siempre demandó una lucha para afirmarse y en realidad, es una lucha por la creación de una nueva costumbre.

¿Son las leyes expresiones de la sociedad y prácticas de conducta? ¿la clase dirigente, toma nota o “impone” a toda la sociedad las normas de conducta que están más ligadas a su razonamiento?

Cuando se discute una ley ¿se trata de sofocar un derecho o de conformar su mejor instrumentación?

Cuando hay que legislar sobre temas básicos de salud, que bien podrían haber sido resueltos con aplicar normas de salubridad y bienestar social, sobre la violencia de género, sobre la elección y aceptación de la diversidad sexual, igualdad de derecho de las mujeres, derechos de la niñez, por ejemplo; algunas de estas cuestiones serían solucionables o llevaderas en el marco de una cultura individual mínima.

Volviendo al título, no estamos contemplando el precedente sino lo que hay que corregir.

Contrariadamente, el precedente nos impugna como sociedad e interpela la cuestión de ¿qué habría que discutir y de qué modo?

Otro peligro está implícito en la utopía de una democracia moderna y perfecta, parecería que en realidad dejamos en manos de la legislación y su propia visión e intereses, que también los hay, resolver la lucha por la creación de una nueva costumbre ¿a alguien se le podría ocurrir, obligar por ley usar tapabocas con una sonrisa y ser buenos y felices por ella?

Soy Ernesto García buscando verdades en la Voz y la palabra en RADIO CONSUMER PERIODISMO, … tu opinión también importa.

Salidas al aire:

El Informe al instante, o regularmente en Radio Consumer a las 09; 30 / 13; 30 / 17; 00. Y cada uno de los 7 Informativos. Quedate con todos los Profesionales del día, en Consumer “Síntesis de la Jornada” de 19 a 20. Y a las 23 hs- Consumer Periodismo-

Autor entrada: Consumer

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *